20 febrero 2005

SOLO UNAS HOJAS CAIDAS


almena
sanabria-2004
--------
Sí, no eran más que unas hojas cansadas de estar sujetas a la quietud de su árbol.
Y no era más que un riachuelo cuya corriente mínima no conseguía impedir que un simple guijarro las detuviera en su viaje.
Y no era más que el disfrute del olor al césped, y al agua, y al próximo otoño.
Y el disfrute de sentarte a la orilla del río con un grupo de amigos (incluídos los caninos), a aspirar el aire de Sanabria y a escuchar el rumor de los árboles, del agua, y a mirar...

0 comentarios: