04 abril 2005

¡Va por ellos!


brindis

Es verdad, sí. Es cierto que al amparo del anonimato que Internet aporta, se producen situaciones engañosas como las que algunos comentarios jocosos y chistes gráficos ponen de manifiesto en clave de humor. Como las de esos "dogs" de mi post del sábado.
Es verdad. Creo que es verdad. Creo.
Lo cierto es que yo debo ser afortunada. Porque no sólo no me he visto en ese tipo de situaciones, sino que las facilidades para relacionarse a través de internet con personas que me eran desconocidas, ha supuesto en mi caso un auténtico regalo.
Me es fácil establecer relaciones "presenciales"; no he utilizado ni utilizo este medio con el fin de conocer personas o de establecer relación alguna. Yo he sido la primera sorprendida cuando se han producido.
Y se han producido.
No sustituyen, en absoluto, -ni merman en modo alguno- a mis amigos de siempre, a los que veo cada día, a los que comparten mi entorno y mi vida cotidiana. Pero este medio ha traído hasta mí a personas con las que seguramente nunca me habría cruzado. A algunas he llegado a conocerlas personalmente. Otras permanecen en el círculo "mágico" de la distancia geográfica en armonía con un cercanísimo afecto.
Alguna ha terminado su andadura vital de golpe y prematuramente. Y la llevo en mi recuerdo.
Todas me han aportado algo, todas me han hecho "crecer". Todas siguen haciéndolo. Espero que yo también haya sido capaz aportar algo.
Compartir el gusto por la poesía, el intercambio de opiniones, de conocimientos, de experiencias.
Compartir momentos lúdicos.
O momentos de sabor amargo.
Compartir, departir, acordar, discrepar.
Emociones, afectos.
Sin distancias.
¡¡va por ellos!!

0 comentarios: