26 mayo 2005

Elijo la libertad...


...aunque la jaula sea de oro,
aunque sean de seda las manos que retienen,
aunque evitar la sujección sea hacer funambulismo sin red,
aunque lleve al país de lo inseguro,
aunque allá afuera haga frío...
He aprendido (sí, he tenido que aprenderlo), a sentir como auténtico solo aquello que no ata.
Y que... cuando permanezco, lo hago libre, estoy ejerciendo mi libertad. Y eligiendo la verdadera "atadura", la que pone alas y no lianas. La que ayuda a volar.

0 comentarios: