07 junio 2005

Perdonarse (y dejarse perdonar)


"Hasta una gota de agua sucia puede reflejar la luna"

(Anónimo budista)



Hay ocasiones en que, sumidos en el reconocimiento de una propia actuación equivocada, somos incapaces de perdonarnos a nosotros mismos y arrastramos con nosotros un eterno sentimiento de culpa. No nos perdonamos. Por eso, el perdón del posible "ofendido" no nos libera. Sólo si somos capaces de perdonarnos a nosotros mismos, podríamos dejarnos perdonar por los otros.
Me parece enormemente "liberador" el anónimo budista que cito y la relación que -con este tema- hace de él el Dr. Juan Masiá Clavel, Profesor de Antropología Filosófica y de Bioética en la Sophia University of Tokyo.
"Eres, nos dicen, como una gota de agua sucia, pero puedes reflejar la luna. Mientras te crees gota de agua transparente, te engañas. Pero si te desanimas o desesperas por verte como gota de agua sucia, no descubres que puedes reflejar la luna. La luna entera cabe toda ella en una gota de agua, tanto en la limpia como en la sucia.
Aprendiendo de este modo la verdad sobre uno mismo, se aprende a perdonarse a sí mismo saliendo de sí. Me creo que soy estanque o espejo de agua cristalina y, por eso, me engaño: no soy así, soy peor de lo que me creo en esos momentos de autojustificación. Paso a mirar dentro de mí mismo y me percato de que no soy estanque puro, sino charca cenagosa. Es que aún no he llegado a la verdad sobre mí mismo. Tampoco soy tan malo como cuando me autocondeno exageradamente, sin ser capaz de aceptarme a mí mismo.
Si me quedo solamente en verme como charco de agua sucia, nunca descubriré que hasta ese charco puede reflejar la luna. Y si no lo descubro en mí, mucho menos en los demás. Tampoco seré capaz de perdonar a otros, porque no me perdono a mi mismo.
Mi ilusión de ser estanque no me ha dejado percibir el aspecto cenagoso de mi realidad. Pero mi obsesión con la suciedad del propio charco no me ha permitido descubrir la posibilidad de reflejar la luna."

2 comentarios:

Purificación Ávila. dijo...

¡Qué hermoso, Almena! Me gusta muchísimo este blog. No me extraña que mi post te haga sentir que somos una Cosa Nimia,o como dice una amiga, que formamos parte de un universo de cosas mínimas.
La presentación de tu blog es exquisita y la música acompaña a la perfección. Llevo tiempo intentando meter una clip audio en mi blog, pero no sé hacerlo.
Gracias por visitarme, nos visitaremos si te parece. Yo me quedo prendada de tu visita, tu comentario y tu hermoso blog repleto de sentimientos. Por cierto, ¿me prestarías este texto para postearlo en alguna ocasión? Es tan bello el mensaje que encierra... Sigo leyéndote.

Un abrazo,
Puri.

Anónimo dijo...

ME PARECE QUE ALGUNOS NOS CREEMOS AGUA CRISTALINA, NO RECONOCEMOS QUE TENEMOS AGUA SUCIA, AL RECONOCERLO PODEMOS SER REALMENTE AGUA, FUENTE O ESPEJO CRISTALINO.

GRACIAS