26 diciembre 2005

Haiku


Sobre alfombra violeta
ella surge
buscando el sol
(Leodegundia)
Racimo malva
cálido me arropas
en noche fría
(Dianora)
Tomé mi camino
a través de una senda de montaña;
una violeta me sonrió.
*Sogi (enviado por Grial)

24 comentarios:

aminuscula dijo...

Y ahí está, no importa que todas las demás vistan de azul, ni importa cuanto se asombren por su extravagancia.

Un beso

leodegundia dijo...

Sobre una alfombra violeta,
ella surge buscando el sol.
Un abrazo

alma dijo...

Admiradas al descubrir que existe la diferencia en el sitio de los iguales:))

jubilado dijo...

Ramito de Violetas

Era feliz en su matrimonio
Aunque su marido era el mismo demonio
Tenia el hombre un poco de mal genio
Ella se quejaba de que nunca fue tierno
Desde hace ya mas de tres años
Recibe cartas de un extraño
Cartas llenas de poesia
Que le han devuelto la alegria
Quien te escribia a ti versos
Dime niña quien era
Quien te mandaba flores por primavera
Quien cada nueve de noviembre
Como siempre sin tarjeta
Te mandaba un ramito de violetas
A veces sueña ella y se imagina
Como sera aquel que a ella tanto la estima
Sera mas bien hombre de pelo cano
Sonrisa abierta y ternura en sus manos
Quien sera quien sufre en silencio
Quien puede ser su amor secreto
Ella que no sabe nada
Mira a su marido y luego se calla
Quien te escribia a ti versos
Dime niña quien era
Quien te mandaba flores por primavera
Quien cada nueve de noviembre
Como siempre sin tarjeta
Te mandaba un ramito de violetas
Y cada tarde al volver su esposo
Cansado del trabajo va y la mira de reojo
No dice nada porque lo sabe todo
Ella es asi feliz de cualquier modo
Porque el es quien le escribe versos
El es su amante, su amor secreto
Ella que no sabe nada
Mira a su marido y luego se calla
Quien te escribia a ti versos
Dime niña quien era
Quien te mandaba flores por primavera
Quien cada nueve de noviembre
Como siempre sin tarjeta
Te mandaba un ramito de violetas

Natalia Oreiro

Saludos.

Anazia dijo...

jubilado me ha dejado sin palabras

Kuan dijo...

A veces me siento como ella... :-)

Besito

Poledra dijo...

Diferente, pero fuerte y brillante...

Una foto preciosa ;-)

La senda dijo...

sobre la alfombra de flores violetas,

ella, aún sabiendolo,


dejaba ver su hermoso cuerpo desnudo,

dejandose acariciar por aquellos,

aquellos preciosos, dulces y cariñosos petalos



petalos de violeta,

que recogian su cuerpo,

como solo ella quería....



aromas y perfume,

sensaciones a flor de piel,

donde la desnudez se pierde

para encontrar solo un instante

de naturaleza divina,

de fecundidad...



ella llora de amor y felicidad,

sus lágrimas dan vida y forman rocio,

en esos petalos que la abrazan...




... dejame que te abraze entre violetas

Trini dijo...

Me gustan las violetas y me gusta lo que se sale de lo corriente y en especial me gusta este haikus, todos tus haikus.

Un abrazo

Ogigia dijo...

Laa violetas son unas flores antiguas...han tenido divrsas simbologías a lo largo de la historía...Un beso, querida

Amor dijo...

Gracias a ti por tu visita. No puedo acceder a mi correo electrónico hasta la semana que viene, pero ya te escribiré. Sigue entrando en mi blog. Yo publico casi todos los días.

Dianora dijo...

Racimo malva
cálido me arropas
en noche fría

MAURA_ dijo...

Un saludo amiga un fuerte abrazo y como siempre precioso lo que nos regalas.
Que tengas una excelente semana :)

Dianora dijo...

Gracias :-)

Grial dijo...

Tomé mi camino
a través de una senda de montaña;
una violeta me sonrió.
*Sogi


Un beso :)

Aitor dijo...

Las violetas me traen buenos recuerdos de alguien que se llamaba asi. Musus

Lula Towanda dijo...

La violeta es un olor, un color, una flor y aunque no rime un caramelo mu Güeno

Caboblanco dijo...

Bueno..bueno ¡pero si ha nacido el primer triunvirato de la poesía corta cibernética! pues muy bien me parece :-)

Irreverente dijo...

Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
te pareces al mundo en tu actitud de entrega.
Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
y hace saltar al hijo del fondo de la tierra.

Fui sólo como un túnel. De mí huían los pájaros,
y en mí la noche entraba su invasión poderosa.
Para sobrevivirme te forjé como un arma,
como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda.

Pero cae la hora de la venganza, y te amo.
Cuerpo de piel, de musgo, de leche ávida y firme.
¡Ah los vasos del pecho! ¡Ah los ojos de ausencia!
¡Ah las rosas del pubis! ¡ Ah tu voz lenta y triste!

Cuerpo de mujer mía, persistiré en tu gracia.
Mi sed, mi ansia sin límite, mi camino indeciso!
Oscuros cauces donde la sed eterna sigue,
y la fatiga sigue y el dolor infinito.

Pablo Neruda

Amor dijo...

Recibido tu último comentario-saludo, Almena. No desfallezco. Hoy he escrito más animado. Un beso fuerte.

natalia (cenicienta) dijo...

así me siento yo, tan distinta del resto.. pr quiero pensar q eso no es malo.. besos

Julio dijo...

Quiere compartir tanta belleza, pero no se si se lo permitirán al intruso

Un abrazo

Muralla dijo...

No sé que es más hermoso, si la foto o el haikus.
El coro también es delicioso...
Bicos.

almena dijo...

Gracias a todos por vuestras preciosas colaboraciones.
Un abrazo grande