03 junio 2008

De muertos muy vivos


La calle "Del Bonetillo" en Madrid, se ubica entre las de Mayor y Arenal a partir de la de Escalinata.

"¡Extraño nombre para una calle!", pensé mientras fotografiaba esta placa. Y encontré el origen de su nombre.

Cuenta la leyenda que, en época de Felipe II, en la Iglesia de Santa Cruz había un clérigo -Don Juan Henríquez- más conocido por su afición al juego y a las mujeres que por sus sermones. Y más conocido por sus correrías nocturnas con el príncipe Carlos, el hijo del rey, que por su actitud religiosa.

Preocupado el Cardenal Espinosa por tan mal ejemplo, en vano le recriminaba una y otra vez, de modo que ideó la forma de darle un escarmiento.

Una noche, cuando volvía de madrugada de una de sus correrías, al acercarse a su casa se encontró con dos filas de hombres que acompañaban un entierro. Cuál no sería su sorpresa, cuando vio que sobre el ataúd iba su propio bonete. Sorprendido, preguntó quién era el difunto que iba a ser enterrado. "Llevamos al difunto Don Juan Henríquez, el clérigo", le respondieron.

Como tampoco destacaba por su valentía, corrió a su casa muerto de miedo y se la encontró vacía, y en la sala principal una mesa cubierta con tapete negro y cuatro candelabros. Los vecinos comentaban en corrillos que acababan de llevarse muerto al dueño de la casa, al clérigo.

La leyenda no nos cuenta cómo durmió el clérigo aquella noche, pero sí que, a partir de entonces, llevó una vida ejemplar.

Su bonete, fue colocado por los burlones vecinos en el tejado de su casa y la gente comenzó a llamar a su calle "la del bonetillo".

Dicen que al final la casa se derribó porque después de él nadie quiso habitar casa con tan mala fama...
.

24 comentarios:

amor dijo...

pobre hombre, mucha justicia y tal pero no había que darle tal susto solo por pasarlo bien

reuben dijo...

Qué crueldad que había en los pueblos, por suerte se inventaron las ciudades... pero cómo que llevó una vida ejemplar, tendría que haberse dedicado a sacar al sol los trapitos y bonetillos de todos...
saludos

Krad_Dark. dijo...

Jajaja, me encantan estas historias que encuentras en esas calles.

Un abrazo

Isabel Romana dijo...

¿Por qué será que a los cardenales les gusta tanto dar lecciones tan crueles? Y eso que el pobre clérigo se entretenía con el hijo del rey, que si llega a ser un perdulario cualquiera... Besitos, guapa, me encanta este Madrid que nos presentas.

PIER BIONNIVELLS dijo...

Me gusta ese nombre!..
me pasare por esa calle.. eso seguro..
que historia tiene.. y mira que vivo en madrid y ni idea.. jaja..
abrazos.

Ogigia dijo...

NO me extraña que se volviera devoto oto oto...buen miércoles, amiga

Dita Ciccone dijo...

pobre hombre, seguro que fue invento de Gallardón, jaja
Curiosa historia

Milady dijo...

Jajaja, Me imagino la cara del hombrecillo. No me extraña que se quedara en casa. Me encantan estas historias curiosas que cuentas Almena. un besazo enorme.

Estrella Altair dijo...

Almena, estoy de acuerdo con lo que se ha comentado de que la crueldad en los pueblos, es aveces increible,...

Imagino que los que le gastrarón la broma.... seguro que eran de esos que tambien tenian que "tirar la primera piedra".

Un besazo

celebrador dijo...

A la calle Hermosilla, muy próxima a la casa de donde "salió" mi chica, yo siempre la he llamado.... tachán ....

"Bonitilla"

simplemente yo dijo...

Curiosa historia, jajaj, pobre hombre. besos

Ana R dijo...

Precioso y crioso .¡¡Ay!! ese Madrid castizo...

Un abrazo

unjubilado dijo...

He encontrado en la red en "Historia del Cuerpo de Bomberos de Madrid" que entre 1870 y 1880 se hundió la calle del Bonetillo, no he podido leer mas ya que es un libro y solamente están los capítulos.
Saludos

Franziska dijo...

Curioso y divertido y muy propio de la época. Te felicito por la elección del tema.

Quería que supieras que, de momento, voy a parar mis publicaciones en el blog. Necesito tomarme un descanso. Quiero que sepas que fue muy grata mi relación contigo y que, en cuanto decida reincorporarme, pasaré a visitarte de nuevo.

Un abrazo.

Algaire dijo...

Me encanta cada vez que nos cuentas las historias de los personajes o cosas que dan nombre a una de las calles de Madrid.
Un abrazo

yole dijo...

Es un gusto aprender con tus detalles...
Besos madrileños.

Mityu dijo...

Es una anécdota divertida y hasta inocente. Muy del gusto de las enseñanzas moralistas de antes.
Gracias por traerla.
Una afición muy productiva la de tus paseos ;)

Alemamá dijo...

Tienes el enésimo premio en mi blog. Éste es diferente, no lo conocía, y es por comentar, jeje te lo mereces

Un besote

moderato_josef dijo...

Gracias por desvelarnos los pícaros secretos de nuestra ciudad. Un saludo!

Bohemia dijo...

Como me gusta que nos muestres y enseñes cosas...disfruto mucho con estos post...

BSS

Trini dijo...

Me encanta leer estas curiosidades que nos regalas. Es un placer entrar en tu casa, porque sé que me encontraré una sorpresa.

Pienso que este clérigo, además de mala fama, tenía pocas luces:):)

Besos Almenita

Tanhäuser dijo...

Jejeje. ¡Qué interesante!
Me chiflan esas leyendas.
Abrazos

laMima dijo...

Que mala leche ¿no?...pero bueno. Hay que predicar con el ejemplo (o al menos eso nos han contado siempre) jeje

Rida dijo...

Tengo un precioso libro con la historia de los nombres de las Calles de Madrid. Si quieres la historia de alguna, quizás pueda encontrarla. Besitos. Mabel.