03 octubre 2008

Mirar atrás


Al principio,
temí ser castigada cual la mujer de Lot
y sostuve al frente mi mirada.

Supe, después,
que mirar hacia atrás se llamaba “experiencia”
y que debía saber utilizarla al paso.

Hoy sé
que nada ocurre,
que mi piel
seguirá siendo piel, y no salina,
si un día me detengo y, terca mi memoria,
me devuelve a otros tiempos
a otras horas,
a otros cauces por los que discurría.

Y sé también
-eso es lo malo-
que para nada sirve la llamada “experiencia”.
Y que puedo volver
y vuelvo y vuelvo
-¡qué renovada terquedad la mía!-
con el mismo entusiasmo
a errar del mismo modo.

.

44 comentarios:

Estrella Altair dijo...

Hola... utilizar el pasado como experiencia, chapo!!!, es necesario es el camino del crecimiento, pero lo que no soporto, es utilizar el pasado para la nostalgia y como una defensa para no crecer.

Un besazo

DonJoan dijo...

Felicitaciones!

Cómo me gustaría volver a escribir poesías después de tantos años...
y qué alegría ver que quedan todavía poetas!

Fernando dijo...

siempre te levantas...después de la caída..besos

aminuscula dijo...

Es que hay que jugar en ambos bandos y olvidar lo aprendido en según qué cosas, mientras que para otras hay que grabar las enseñanzas a fuego en el memoria si es preciso para no olvidarlas. Hay que ser niña y envejecer al mismo tiempo.

Un beso, Almenita, como me alegra leerte de tanto en tanto.

Hannah dijo...

Se dice que la experiencia es una linterna que ilumina el pasado, pero, a veces, y sólo a veces, nos sirve para eso de no tropezar tres veces con la misma piedra, cosa a la que, por otro lado, somos tan dados. Muy bello tu poema.
Un abrazo cálido.
Hannah

Carlos dijo...

Hola, muy buen escrito, en la tarea de utilizar el pasado como referencia, a veces tendemos a tomar un poco de nostalgia, sin embargo, las sonrisas casi siempre acompañan a esos recuerdos,

Saludos!

AleMamá dijo...

Oye, qué bonito, Almena, muy bueno.
Bss

Lula Towanda dijo...

Mirar hacia atrás es un bálsamo cuando los tiempos que corren son malos.
La experiencia tan como cambian las cosas de rápido es difícil aplicarla.
Queda la sabiduría de la vida para saber vivir con alegría.

Nuca podré renunciar a mis amigos de juventud y a las sesiones de risoterapia que son nuestras cenas. Si mirar atrás te convirtiera en sal, sería una estatua muy salada

Isabel dijo...

Y para escribir tan bien ,tu experiencia ha sido imprescindible,amiga mia.
Un valor en alza,en todos los sentidos.Un fuerte abrazo.

Franziska dijo...

Buen poema. Bien expresado. No sé, mirar atrás es experiencia pero, casi siempre, es nostalgia.

La vida es un viaje en tren que nunca vuelve a la misma estación.

Tu poema tiene belleza, cadencia, y profundo significado. Te felicito. Un abrazo.

Una mirada... dijo...

Caerse cien veces y alzarse ciento una; es decir, experimentar. Y tener siempre a mano invisibles cubetas, pipetas, probetas para realizar nuevas mezclas y combinaciones... Al final, el experimento demuestra que lo mejor de la vida es precisamente eso: Vivir.

Un saludo suavizado y aromatizado con unas gotas de aceite de litsea cubeba.

Trini dijo...

Almena, este poema es una maravilla, poética y humana.

Nunca he visto mal lo de mirar atrás, siempre que fuese para extraer lo bueno de lo andado.

Besos

julio-entuinterior dijo...

Se dice que el hombre es el único animal que torpieza, no ya dos veces en la misma piedra, sino cien.
Bueno, pero también es capaz de levantarse cien veces más una, que es lo que importa :)

Buenos días, un abrazo

Enrique Sabaté dijo...

siempre se vuelve al primer dolor.
O lo que es lo mismo se es contumaz en los intentos.

Marian dijo...

Se echaba en falta tu poesía. Como todo lo bueno, lo dosificas en su medida justa. Mayor experiencia tiene quien observa, que quien dice haber vivido más. Tal vez se componga en mayor medida de ilusiones perdidas que de prudencia adquirida.

Estoy recién instalada en esta nueva dirección, ya que acceder a mi página sólo daba que problemas e incomodidades a los que me visitabais. Espero hacerme pronto con los cambios.
Un besín

Viv. dijo...

Elegimos nuevos caminos, nos reinventamos, pero nuestra huella se repite una y mil veces.

Somos este instante que ya fué; somos pasado. Somos vínculos, somos aquellos abrazos, besos, ... Cada día doy vuelta la página, consciente que escribiré en ella lo que yo decida escribir y no lo que las circunstancias me impongan, pero no dejo de mirar aquello que permanece, está ahí: vivo, en mis recuerdos. Y tengo derecho a la nostalgia como gratitud hacia la vida por todo lo que me dió.

Mil abrazos, Almena!

Chela dijo...

¡Preciosas letras!

Deberiamos ser como el río de esa preciosa foto.Que sabe donde nace,pero que sigue siempre su curso hacia adelante buscando el mar abierto u otro río de más caudal. Pero el río tiene también memoria y reconoce su cauce después de labrarlo durane tantos años, y se guia por él, pero para avanzar...

Un beso y un abrazo.

Anónimo dijo...

Me gusta...

Leodegundia dijo...

Que razón tienes, la tan cacareada experiencia casi nunca nos vale para nada pues a la hora de tomar decisiones solemos olvidarla.
Me encantó tu escrito.
Un abrazo

Campanita de BarZaires dijo...

Me ha encantado,es preciosa y me encanta repasar tu blog del que me había perdido muchas cositas, espero de nuevo ya poder retomar todo con regularidad, pero lo primero era pasar y darte un beso.

koffee dijo...

Cacho poetisa eres!
Errar es humano, y la experiencia nos sirva para reconocer el error antes de cometerlo. Y sí, aún así, ya ves!.
Un abrazo.

Ogigia dijo...

me gusta, amiga, me gusta

PIER BIONNIVELLS dijo...

Hola almena... Preciosa entrada.. me ha gustado mucho..y la foto esta de más de linda.

que estes bien. abrazos.

Ocasiones dijo...

Bueno, ya sabes lo que dice el refrán, el hombre es el único animal capaz de caer tres veces en la misma piedra. Quizás es por la terquedad que tenemos por querer corregir nuestros errores y ver siempre, qué hicimos mal...
Un beso:
Ocasiones

Alyxandria Faderland dijo...

Errar con conocimiento de causa no carece de encanto, dicen....

Alyxandria Faderland dijo...

Perdon, lo dice Erik Maria Remarke en 'Una larga noche'

Rocío dijo...

Aqui te visito desde el blog de mi amiga AnaR, está bonito tu espacio, espero que entremos en contacto.

Desde Valladolid cordialmente.

Rocío

Isabel Romana dijo...

Precioso poema. Pese a los errores repetidos, la experiencia sí sirve. Al menos para darse cuenta, a posteriori, que hemos vuelto a tropezar en la misma piedra. Besitos.

alma dijo...

Las mismas piedras en nuestro camino

Filô dijo...

Hasta que un día, como un milagro impredecible, uno se descubre a sí mismo haciendo algo diferente... Eso también merece ser recordado. Y ocurre, aunque tendemos a olvidarlo. Quizá ese sea el error que más se repite.
Un besazo!
F.

Bohemia dijo...

estamos destinados a destrozarnos los pies...a tropezones...

Anónimo dijo...

Un besillo, poetilla.

zaidi

Agatha Blue* dijo...

... Tengo una buena noticia en mi Blog.

Besitos.

Agatha Blue*

yole dijo...

También a mí me gusta volver...venir...entrar...saludar.


Besos nuevos.

maria jesus dijo...

Volver hacia atras para tomar impulso o para aprender, para nada más. Un saludo

Fernando dijo...

Agradezco tu visita ami modestísimo blog, y quiero felicitarte por el tan in teresante tuyo y concretamente por este artículo lleno de afortunados y oportunos comentarios

Recibe mi cordial afecto

Fernando dijo...

Este Mirar Atras, es interesantísmo, es una mirada retrospectiva pero hacia delante. Precioso.

Gracias por tu visita a mi blog y tus cálidas palabras.

Afectos

Desire dijo...

Me gusto la foto y amo la poesia moderna y bien escrita. Tu poema sabe a nostalgia, a recuerdos bonitos es para lo unico que podemos mirar hacia atras. Saludos desde Paraguay

Tawaki dijo...

El problema no está en echar la vista atrás, sino en mantenerla siempre en el pasado.

Un beso.

Jorge García Torrego dijo...

jejeje, me gusta tu poesía. Repetimos el error, por creencia de que es otro, no?
Saludos y enhorabuena por la página,(también me han gustado mucho los haikus)

Angelusa dijo...

Mirar atrás no sé si es bueno o malo, pero irremediablemnte con cuánta frecuencia caemos en la tentación.
Tienes razón, no aprendemos nunca.

Un beso, Almena.

simplementeyo dijo...

Ay q razón tienes... Pero yo no sabía y ahora sé q aunq mire atras a veces, tengo q seguir andando.. pr si me quedo parada si es posible q me convierta en estatua y luego sea más dificil.. Así q las paradas me las permito cortas. besos
PD: Precioso como siempre

Ana dijo...

Desandar la memoria, no siempre lleva implícito el no volver a errar...por suerte.

Un beso

Blues dijo...

hay pocas veces que la poesia me habla y encuentro algo en ella que indentifico, pues es una cosa tan personal. En este caso me llegado al corazon. Saludos.