27 enero 2011

De Guinnes y Botines

En Madrid, decir "Casa Botin" es decir "castizo". Pero también es decir muchas cosas más.

Este castizo restaurante que se ubica en la Calle Cuchilleros, al lado del Arco del mismo nombre de Plaza Mayor, ha sido testigo mudo de conocidos comensales que han querido citarlo en sus obras, tal como hizo Galdós en "Fortunata y Jacinta", Graham Greene en su libro "Monseñor Quijote" o Frederick Forsyte en "El Manifiesto Negro".

Como dato curioso se cuenta, además, que antes de ser un afamado pintor, Goya trabajó en sus cocinas en 1765 (con 19 años).



Abierto en 1725 por Jean Botin, sigue hoy con su actividad.

En el interior de su cocina, y de su antiguo horno de leña, continúan saliendo los magníficos asados que le han dado renombre.

Y, si usted desea comer en el restaurante más antiguo del mundo, no tiene más que acercarse a su mesa. El Libro Guinnes de los Récords así lo atestigua.


10 comentarios:

AleMamá dijo...

Algún día caminaré por ahí y espero probar algunos de esos platos que describes.
Besos

aminuscula dijo...

Me pregunto por qué no te contratarán a ti como guía de Madrid, sabes "vender" lugares mucho más interesantes que la mayoría.

Un beso

TriniReina dijo...

Cuántas cosas he conocido en un momento. Gracias:)

Besos

white dijo...

eso sí, habrá que ahorrar antes de ir. Saludos

Anónimo dijo...

Como me gusta que hayas vuelto a tus "cosas nimias"....es lo tuyo, chiqui.
Besos

Pilar dijo...

Ja sé donde iré a comer cuando vuelva a Madrid.
¿Quién se resiste a la publicidad que le has hecho?

Desire dijo...

ya esta anotada en mi lista de lugares que quiero visitar algun dia..lo describes tan bien!

Leodegundia dijo...

Parece increíble que en estos tiempos en los que tantos negocios cierran este establecimiento todavía siga abierto, aunque sólo sea por eso ya merece un reconocimiento.
Buen fin de semana.

Maria Jesus dijo...

Yo ya lo conozco. Excelente

Ico dijo...

cuántas veces pasé por allí y yo sin saberlo.. adorada Jacinta, pobre Fortunata..