22 febrero 2011

Orates y oratas

¿Nos estaremos volviendo orates y oratas? me persigue esta duda angustiosa. Y, sobre todo, después de que ayer en en Onda Cero, en el programa de "Herrera en la Onda" , una representante de un partido político en Andalucía (del que no daré detalles porque en Cosas Nimias se huye de la política) dijera y se quedara tan oronda que "tenemos los mejores y las mejoras candidatos y candidatas".

Que hay que evitar el lenguaje sexista, dicen. Y tienen razón allí donde se produzca, que se produce y todos conocemos ejemplos. Pero confundir sexo y género gramatical es retorcer el idioma y hacerle "pupa" hasta soltar las lágrimas. No sé si de pena o de risa.

11 comentarios:

Pilar dijo...

Ademá de orates, tendemos a ser primates, que no primatas.
Más que risa, me produce cierta desazón.
A ver si con el tiempo vamos mejorando en el uso de la lengua, al menos cuando hablemos.

almena dijo...

Pilar, puede ser buena idea!
Imagino que a los sonidos guturales nadie se atrevería a tacharlos de sexistas... ¡o sí!

aminuscula dijo...

Jajaja, Almena, esto es tremendo. El caso es que hay que evitar el lenguaje sexista, pero no el sexismo en sí, que es lo que a mí me molesta realmente.

Un beso, eres de las mejoras.

almena dijo...

aminúsculA ¿te imaginas? a tu compañera la "o" habría que decirle "o minúsculo"

un beso!

AleMamá dijo...

Esto va a seguir hasta que los ambientalistas (¿y ambientalistos?) se den cuenta del despilfarro de tintas y bosques hechos papel que se tiran por alargar los escritos con las muletillas de sus redundancias.

Buen post, besos

TriniReina dijo...

Yo tampoco sé por qué decidirme, si por pena o risa.

Hace poco transcribí un trabajo para mi nuera, para la universidad, y si no se repetía en el texto, cincuenta veces: "los niños y las niñas" acaso se repetía sesenta.

Siempre he pensado que a mi nadie ha de decirme que soy mujer, porque mujer me siento desde que nací. Así que no entiendo este afán de recordarnolos, como si no fuesemos capaces de saber qué sexo "portamos":):)

Besos

Marian dijo...

Pués sí,roza lo esperpéntico...penita me da.Puestos a innovar,¿ Por qué no se les habrá ocurrido a los académicos de la Lengua, regalar condones lingüísticos, visto lo alegremente que los políticos retozan al buen tun tun...o tuntuna?.Que más vale prevenir, transmisiones insanas...:o)
Un besín

Una mirada... dijo...

A tan lenguaraz señora le diría que, antes de lanzarse a experimentar públicamente con el idioma, buscara quien la asesorase sobre el uso adecuado del no sexismo en la lengua castellana, tan abundante en vocablos de manifiesta neutralidad.

Y sí, el no sexismo es, por encima de cualquier otra cosa, una actitud... Pero una actitud compatible con un lenguaje adaptado a las circunstancias. El habla evoluciona a mayor velocidad que las normas de la Academia de la Lengua -siempre a la retaguardia-.

Saludos afectusos (...con el viento en la cara. Que el viento no distingue el sexo del rostro que fustiga).

Perovsquita dijo...

Peculiar, si señor/señora.
Esto/a ocurre cuando/a las/os cosas/os se llevan/on a/o los/as EXTREMOS/AS.

¿no dijo alguien alguna vez que los extremos NUNCA SON BUENOS?

Saludos Almena!

Abedugu dijo...

Desde que empezó esta tontería de querer demostrar que al hablar no debe de existir el sexismo, se destrozan las reglas gramaticales sin miramiento ninguno y por el ejemplo que pones no sólo las reglas, si no el lenguaje en si. No olvidemos aquello de "los miembros y las miembras de la ministra Aido".
A mi todo esto no me da risa, me da pena.
Un abrazo

almena dijo...

y además eso, Alemamá
:)


Trini, a ahora a nuestros estudiantes les enseñan así, en fin...

jajajaja Marian, no estaría nada mal, no

Una mirada, qué gran verdad es esa: el sexismo es una actitud. Y el modo de hablar sólo una consecuencia...

Perovskita, pero nadie dijo nada de las EXTREMAS
:)

Pues sí, Abegudu, el tema da pena y algunos/as dan risa

Un fuerte abrazo a todos