10 marzo 2011

En Madrid aparece...

... la violetera.

Eran otros los tiempos y eran otras las costumbres. Aquellas "precusoras" de la primavera de Madrid, han desaparecido.

Hoy, las recuerda esta escultura situada en el Parque de las Vistillas.

En 1990, fue encargada al escultor Santiago de Santiago por el entonces Alcalde Agustín Rodriguez Sahagún, para inmortalizar la música del compositor José Padilla.

No sé bien por qué razón, la obra no pareció agradar a todos y ha deambulado de una a otra ubicación, e incluso alguna temporada bien guardadita en el almacén municipal.

Alguno tachaba la obra de "cutre" y pareciera que no encontraban lugar adecuado para ella.

De momento, lleva algunos años ahí, en Las Vistillas, recordándonos la música de José Padilla...


7 comentarios:

TriniReina dijo...

Cuánta polemica por todo.

Pues espero que la dejen descansar y agradar ahí mismo, que ya estará cansada de deambular por culpa del capricho de algunas mentes que, a falta de solucionar grandes problemas, se empeñan en enredar en los pequeños.

Besos

AleMamá dijo...

Acá también conocemos la música. Me parece muy merecido el homenaje a esas mujeres y esa tradición extinta.
Besos

aminuscula dijo...

Bueno, al menos la pobre ya ha salido del almacén.

Almena ¿y tú cómo te enteras de todas estas cosas? Eres una enciclopedia andante. Y escribiente.

Un besazo

Isabel Romana dijo...

Encantadoras violeteras. Eso de hacer monumentos y que luego "estorben" en todas partes no ocurre solo en Madrid... Un abrazo muy fuerte, querida amiga.

Pilar dijo...

Siempre me han gustado las violetas. Desde que la oí cuando era pequeña, han sido muchas veces las que he cantado esta canción...Una que es folclórica! ^0^.
Me ha gustado la imagen, el perfume que me ha llegado de las flores y un sonido grato que permanece en mi recuerdo.
Petons Almena!

Y a ver si la dejan en un lugar fijo, me refiero a la estatua, para saber dónde encontrar una de tus nimiedades cuando visite de nuevo Madrid!

Leodegundia dijo...

Pues Santiago de Santiago es un buen escultor, no veo que es lo que no les gustó a esas personas.
En fin, espero que ahora dejen en paz a la escultura tan representativa de uno de los personajes madrileños mas conocidos.
Buen día

Una mirada... dijo...

Ains... la ceñida chulapa con su olorosa cesta de violetas.... Si hasta Luis Mariano cantaba aquello de "l'amour est un bouquet de violettes..."

Saludos lila oscuro con leve fragancia del ayer.