26 julio 2005

Yo le amo


Yo amo al árbol.
Y a los bosques y a cada ser vivo que los puebla.
Y experimento un dolor real cada vez que una de esas terroríficas lenguas de fuego avanza exterminando tanta vida.
Y es entonces cuando la palabra "evolución" pierde en mi mente cierta connotación de signo positivo.
Y vuelvo atrás. Retrocedo. Para recordar otras palabras más acordes con esta sensibilidad. Decididas a preservar cada bosque y no sólo en beneficio e interés propios, sino como patrimonio precioso de generaciones venideras.
Retrocedo a las palabras, ya preocupadas, de un gobernante de hace casi 500 años.
En 1582, Felipe II las dirige al Consejo de Castilla.

"Una cosa deseo ver acabada de tratar, y es lo que toca a la conservación de los montes y aumento de ellos, que es mucho menester y creo que andan muy al cabo. Temo que los que viniesen después de nosotros han de tener mucha queja de que se los dejemos consumidos, y plegue a Dios que no lo veamos en nuestros días..."

2 comentarios:

Glauca dijo...

Visión de futuro y corazón de savia pòseía FelipeII
Beso

almena dijo...

siii
gracias, preciosa glauca por comentar. Es que ¿sabes?, mi anterior sistema de comentarios lo tenía en Haloscan, pero me cambié a Blogger porque Haloscan sólo los mantiene durante unos meses y después se pierden. Así que los post de esa época han perdido todos sus comentarios. Tú haces que vuelvan a tener alguno :-)

besito!