07 julio 2006

Catulli Carmina

Isabel Romana ha servido de estímulo a sus lectores para recordar e investigar en los versos de Cátulo. Y el tema ha sido ya tratado desde muy distintos puntos de vista, que ella recoge en su propio blog. De modo que a estas alturas no es fácil aportar algo que no se haya dicho ya. Lo trataré desde el punto de vista musical.

"Vivamos, Lesbia mía
y amemos,

que los rumores de los muy severos viejos todos juntos
no valgan ni un centavo para nosotros.
Los soles pueden morir y renacer.
Una vez que muera una breve luz para nosotros,
una única noche eterna nos queda dormir.

Dame mil besos,
luego cien,
luego otros mil,
por segunda vez cien,
después hasta otros mil,
luego cien.
Luego cuando sumemos muchos miles,
los confundiremos para no saber,
ni para que ningún maldito
pueda envidiarnos cuando sepa
que son tantos besos."


Karl Orff pone música a estos versos de Cátulo en el acto V de su ópera "Catulli Carmina".
Me acerqué por primera vez a la obra de Karl Orff hacia finales de los 80, cuando descubrí su magnífica "Carmina Burana". Y me fascinó de tal modo el contraste de su novedosa forma de hacer música y aplicarla a tan remotos textos, que su ópera "Catulli Carmina" le siguió en mis adquisiciones musicales. Y no defraudó mis expectativas. Por eso, recomiendo esta otra forma (la musical) de acercarse a los textos poéticos de Cátulo.

Me proponía copiar un texto más extenso de "Catulli Carmina", pero finalmente lo he encontrado completo en este enlace.

Y para terminar, como referencia más general, la página web catulo.com

7 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Qué idea tan genial esta de recoger la versión musical de los poemas de Catulo. Desconocía que existiera (soy bastante incompetente en materia musical)aunque sí conocía Carmina Burana. Intentaré encontrarlo, pues no creo que sea difícil.¡Siempre tienes buenas ideas! Besos.

La hormiguita dijo...

Muy interesante tu escrito. Cátulo tiene de todo. En especial, nos permite observar las emociones, costumbres y pensamientos de su tiempo. Que no son, a fin de cuentas, tan extrañas. También aprecio Carmina Burana. Por otra parte, tus links me han llevado a excelentes sitios, que no conocía.
Un beso.

Hannah dijo...

Esos versos de Cátulo, de los besos, me recuerdan otros versos, éstos de Amado Nervo que paso a transcribir:

¡AMEMOS!

Si nadie sabe ni por qué reímos ni por qué lloramos;
si nadie sabe ni por qué vinimos ni por qué nos vamos;
si en un mar de tinieblas nos movemos,
si todo es noche en derredor y arcano,
¡a lo menos amemos!
¡Quizá no sea en vano!

Amado Nervo

Amar, eso es lo mejor que podemos hacer.

Buen finde, almena, y un abrazo amoroso.

Hannah

Leodegundia dijo...

Me encanta "Carmina Burana", pero desconocía esta otra obra, intentaré encontrarla.
Un abrazo

fmop dijo...

Es de agradecer que se amplíe el universo catuliano y se haga más vasto.

muralla dijo...

También yo me uno a las felicitaciones por tu magnífica idea.
Bicos.

Pilar dijo...

No había escuchado los versos musicados.
Una delícia. Gracias por mostrarme el camino.