12 agosto 2006

Premonitorio Felipe II

"Una cosa deseo ver acabada de tratar, y es lo que toca a la conservación de los montes y aumento de ellos, que es mucho menester y creo que andan muy al cabo. Temo que los que viniesen después de nosotros han de tener mucha queja de que se los dejemos consumidos, y plegue a Dios que no lo veamos en nuestros días..."
(Felipe II al Consejo de Castilla, en 1582)

¿Cómo imaginar que los que le sucederían casi 500 años más tarde, lejos de quejarse, enviarían a la pira a esos montes que tanto le preocupaban?

Y así año tras año...

15 comentarios:

Rocío dijo...

Nos hemos ido desprendiendo por el camino de grandes valores...

La hormiguita dijo...

Inimaginable.
Saludos.

Leodegundia dijo...

Viendo ayer las imágenes de los últimos incendios daba ganas de llorar, ¡es tanto lo que en ellos se pierde!.
Me pregunto si algún día, cuando todavía no sea demasiado tarde, la gente se dará cuenta del daño que se está haciendo, daño que vamos a pagar todos, culpables y no culpables.
Un abrazo

unjubilado dijo...

En el Siglo de Oro, se decía que una ardilla podía cruzar de árbol en árbol desde los Pirineos hasta el Estrecho. Actualmente si empezara en Galicia se moriría del susto, suponiendo que las llamas no la alcanzaran. Tenían que coger a todos los pirómanos y hacerles plantar árboles de por vida.
Besitos muy tristes

aminuscula dijo...

Y cada año, menos bosque... tal vez estos que le siguen no se quejen de otra cosa que de no heredar ya el monte quemado, y así se ahorraban un trabajito. Ay...

Un beso

Glauca dijo...

Es tristísimo ver como se desertiza nuestro país y sentirse impotente por evitarlo.
Besos.

Gabi dijo...

Tal vez dentro de otros 500 años esos bosques sean sólo un recuerdo.
Triste, muy triste.

Kuan dijo...

Es como si escuchara el llanto de los bosques y unido a ellos el de todos los seres vivos que los habitan, y los de los que sufren con su muerte... Mientras tanto hay quien sólo piensa en sí mismo sin saber que ese bosque que se quema se lleva también su vida...

Un beso

Brisa dijo...

Me sumo al coment de Kuan, se quema nuestro oxígeno, la belleza que cualquier alma nesita también para respirar... en fin... tristeza e impotencia.. una vez más.
Besitos almena

Trini dijo...

Es horrible lo que está sucediendo. Un crimen, no sé darle otro nombre. Es muy triste, inmensamente triste,ver un monte calcinado, y aquí hay que multiplicar la tristeza por muchos montes...

Besos

julio dijo...

Yo es que me pongo malo cuando veo la tele estos días con los incendios; la apago.
Un abrazo

marian dijo...

Parece que no hay límite para la mezquindad...
Un abrazo silencioso

koffee dijo...

Y si encima repoblan tarde y mal... Un asco y una vergüenza.
Para tí un beso.

ecotopico dijo...

Lo de galicia ha supuesto una catastrofe deleznable. Es increíble que pueda haber gente de este tipo que no le importe lo más mínimo prender árboles y bosques que suponen la vida de todos los seres vivos. No sé a que esperan para invertir más en medios para la protección de nuestros recursos naturales, sin los cuales la vida no podría darse.
"Cuando se haya quemado el último árbol, la última planta, y hasta el último animal terrestre os daréis cuenta de que el dinero no se come". besos

vi230850 dijo...

Uff! Cómo puedes sacarte de la manga cosas así?

Eres increíble