20 octubre 2006

Tenemos hojas de reclamaciones

Y debo decir que funcionan. O casi.
El pasado 1 de septiembre, me sentí objeto de un atropello de mis derechos. Poca cosa. Realmente cosas nimias si lo valoramos en términos económicos. Pero no era en términos monetarios como yo medí en aquel momento el valor de la vulneración de mis derechos.
Se trataba, exactamente, de 1,15€. Pero era tan injusto el motivo por el que me ví obligada a abonarlos, era tan injusta la regulación que me lo imponía, era tan arbitrario el modo en que me hicieron incurrir en esa deuda que, una vez abonados por obligación, ejercité mi derecho a pedir el Libro de Reclamaciones. Y presenté ante el Organismo correspondiente mi queja y los justificantes que la amparaban.

Fechada el 4 de octubre (aunque yo la he recibido el 18) me llega por correo certificado carta de la Empresa denunciada reconociendo legítimas mis razones. Y la carta (con sello por importe de tres euros) viene acompañada de un cheque a mi nombre por valor de 1,15€ que, por supuesto, pienso cobrar.

Se trata, ciertamente, de un importe ridículo, sin valor. El verdadero origen de mi satisfacción está en el texto de la carta. Leer que no me quejaba en vano. Leer que reconocen que me amparaba la razón.

¿Por qué entonces digo al principio de este post que las Hojas de Reclamaciones funcionan "o casi"? El resultado de mi reclamación ha sido la de satisfacer mi interés individual en lo referido a la ridícula lesión económica que sufrí. Pero se reiteran en la legítima existencia de la norma injusta en que ellos se amparan.
Según se explica en este enlace, una Hoja de Reclamaciones nunca deviene en el abono del derecho económico reclamado (que se gestionará por otras vías) sino en la sanción de la empresa infractora por parte del correspondiente Organismo de Consumo. En teoría, yo debería haber recibido una notificación de la Consejería de Consumo, comunicándome su decisión en relación con mi queja.

Y el modo en que ha funcionado en mi caso, ha sido en resumen: "Tenga usted su ridículo importe, que nosotros nos ampararemos en nuestra norma injusta para seguir cobrando a tantos otros como no presentarán reclamación alguna".

Así pues, nada se ha solucionado. Seguirán atracando "a mano armada" en aquel aparcamiento público de Castilla-León.

36 comentarios:

ideas dijo...

Los extranjeros se asombran de lo poco que "reclamamos" ante situaciones injustas. Creen que la fuerza de nuestras quejas se queda en las lamentacion que hacemos al aire...
Enhorabuena!!

Aitor dijo...

Que me vas a contar que yo no sepa...

Charles de Batz dijo...

Como tu bien dices, los derechos de una persona no tienen precio y es ahí donde se producen la mayor parte de las vulneraciones hoy en día. Lamentable.

Salud

Anónimo dijo...

Soy de las que reclamo y dejo constancia que nadie mira y se mueren de susto de presentarme el cuaderno o lo que sea para reclamar, y mi marido dice ¡Deja! pero yo no, me tomo esas molestias por principios. ¡Aunque me digan "vieja tal por cual"!
Te felicito.

lamima dijo...

Pues yo hasta hace poco era muy conformada pero estoy cambiando. Mira, yo soy de las que pienso que reclamar es casi una responsabilidad, ¿no? auque claro, si no se dan por aludidos y pretenden seguir con el timo...

marian dijo...

Estamos poco acostumbrados a hacer uso de ese derecho.Opino como Lamima que es una responsabilidad.Y aunque la burocracia administrativa y la "chulería" con la que se nos trata como consumidores es para desanimarse, que cunda el ejemplo!

Un besín y buen fin de semana

Perovsquita dijo...

Eso es lo que tendríamos que hacer todos!!!

Muy bien hecho almena!!

Buen finde!!

Anazia dijo...

Una empresa/institución que recibe muchas reclamaciones acaban abandonándolo... quizás a corto plazo no vaya bien, pero te aseguro que a largo plazo y con varias quejas y reclamaciones como las tuyas moverán el culo. Para eso están las reclamaciones

alida dijo...

Hace un año cuando viaje España, me explicaron lo del libro de reclamación, que lo utilizara que no importaba que fuera extrajera, ojala en mi país aplicara ese bendito libro o hoja de reclamación, quizás mi país caminaría un poquito mejor, cada vez vamos para un hueco sin fondo
Saludos y disculpa por la extensión de mi escrito

Anónimo dijo...

Uffff... a veces el estress que supone hacer las reclamaciones es "superior" al beneficio. Y enrecomillo la palabra "superior", porque eso resulta en apariencia, pero si reclamaramos todos sería muy inferior.

Un besazo

Amor dijo...

Si es que la gente es como es, y cuesta vivir, pero de vez en cuando encontramos algún lugar, como esta casa tuya, en que hay
Amor

lahormiguita dijo...

Está claro. Ejerciste tus derechos y lo demás será problema de conciencia, si es que la tienen, de los que no cumplen sus obligaciones.
Un beso

Millaray dijo...

Eres de las mías amiga...sin dudarlo ;)

mentecato dijo...

Por acá por Chile es el atraco sin compasión. Los derechos se los meten en la faltriquera. ¡Qué desencanto de vida! Pero, de todas maneras, uno lleva en la punta de la dignidad la brega sangrienta.

Es un combate sin tregua.

Un abrazo.

thirthe dijo...

ahhahaá, te podías asociar a mi hijo,que le ha tomado afición a escribirle a consumo, sobretodo por cómo actúan las empresas de telefonía móvil....

bohemiamar dijo...

Disculpa las prisas, te traigo saludos.
bohemiamar.

Ogigia dijo...

Es verdad, prefieren pagar a cualquier otra sanción que suponga, por ejemplo, una modificación de la estructura de la empresa....jo, lo siento...amiga

ipathia dijo...

Reafirmarnos en nuestros derechos ya que cumplimos con nuestras obligaciones siempre es de ley... y nos compensa por un valor superior a los 1,15 €. Chócala, Almena! se imponen las reclamaciones en un mundo de irresponsabilidades.

noemi dijo...

Siempre es peor no decir nada, que nadie diga nada, felicidades.

Darkhorse1974 dijo...

Creo que mucha gente no hace las correspondientes reclamaciones, por que piensan que no consiguiran nada, y no deberia ser asï leñe!!

Con Sal en los Labios dijo...

Sabes bien hecho! Si el mundo se llenara de reclamaciones hechas y no de reclamos al aire, todo sería mejor y los tantos que abusan a los tontos que al final somos tantos... pues no podrían hacerlo...

Has hecho bien, y das el mejor ejemplo... "You do practice what you preach?" (Practicas lo que hablas, sermoneas o etc.)

Un fuerte abrazo

Merche dijo...

Pero entiendo que la empresa te ha abonado lo que cobró injustamente, independientemente de que luego sea apercibida con sanción por los organismos competentes de la Comunidad, ¿no?

Yo hice una reclamación (me cobraron 15 euros por una botella de Rondell donde no tenía ni lista de precios ni nada)y en efecto después se me comunicó que el establecimiento había sido multado, eso sí, al cabo de más de medio año.

Yo también cobraría ese cheque ¡no faltaba más! Un besazo amiga :)

Isabel Romana dijo...

Comprendo tu satisfacción y tu insatisfacción: de hecho, tengo la sensación de que continuamente somos agredidos por empresas desaprensivas, sin que acabemos de dar con una solución que acabe con los abusos. Besos.

Trini dijo...

Y los abusadores seguirán campando a sus anchas, pues la mayoría de la gente desiste de reclamar, por falta de tiempo o ganas...
Te han devuelto el importe, pero necesitabas unas palabras que paliaran en algo la sensación de abuso que habias sufrido.

Besistos Almenita

Leodegundia dijo...

Supongo que por vagancia o por apatía no solemos reclamar amparándonos en la creencia de que no vamos a conseguir nada. Pienso que ya va siendo hora de cambiar de actitud y que presentemos siempre una reclamación si es pertinente.
Un abrazo

blueberrie dijo...

Soy de las que reclaman, pero el tiempo y energías que invierto en ellas...

Besos.

bajamar dijo...

Desde hace algún tiempo yo ciudadana esperanzada y,o inocente, no mido tiempo ni energias en ocupar todos los espacios disponibles...desde el oficialismo...para sugerir, reclamar, consultar, denunciar o lo que sea necesario, no por nada están ahí y están los derechos y las leyes...pero debo reconocer que en su gran mayoría sólo son "botellas al mar"...creo que sólo se logran cambios significativos en esta logica social que hemos construido cuando se aunan las conciencias y las voces...aunque también han habido ocasiones de respuesta...
He pensado que si igual depende de las personas que operan esos sistemas y servicios, debe haber de todo, personas comprometidas y concientes y otras no tanto...que distinto sería todo si al menos cada uno de nosotros se esforzara aunque sea un poco por hacer bien su pega...Mientras no hay que parar de intentar el generar conciencias colectivas....colectivas

Gracias, muy interesante y necesaria como siempre tu reflexión

unjubilado dijo...

Si todos reclamáramos, seguro que la cosa cambiaría. Yo ahora suelo hacerlo en los hipermercados, ya que me toca hacer la compra. Si es un error manifiesto en el precio les aviso, sea a favor o en contra, pero si compro por 10 y me quieren cobrar 12, pago en caja (ya que así les aparece en el ordenador) y voy a caja central. Nunca he tenido problemas, sobre la marcha comprueban el precio, me devuelven la diferencia y al que ha ido a comprobar el cartelito, se lo hacen cambiar momentáneamente a mano.
Un abrazo

julio dijo...

A mi me sabe muy mal que las cabinas telefónicas se queden con las monedas sin haber podido hablar y eso que he sido empleado de Telefónica. Así que si sucede eso, llamo y luego me abonan el importe perdido. Una vez me enviaron una tarjeta por un importe superior.

Un abrazo

Dianora dijo...

Pues nada, hay que reclamar. Que nos toman el pelo constantemente y eso no puede ser.
Un beso

Sirenita dijo...

Que por lo menos siempre quede el derecho al pataleo...

Kuan dijo...

Comprendo lo que dices, almena. A veces, el organismo que supuestamente defiende los derechos de los consumidores, lo que realmente hace al no aplicar la Ley como norma, es amparar a las entidades que incumplen la misma, dar por buena su actuación que vulnera la Ley y abrir las puertas al abuso y por tanto la indefensión del usuario.

Es bueno hacerlo público, ya que es la única forma de protestar contra el atropello, aunque el importe de lo que hablas sea pequeño, pero estamos hablando de un caso, el tuyo, entre muchos que se irán repitiendo a diario, si la empresa no es debidamente sancionada.

Un beso

sabelilla dijo...

Me pregunto si las hojas de reclamaciones serán caducas también...

Salutidos, Almenaaaa

Eloisa dijo...

Ay Almenilla que somos del mismo club ;-)
Curiosamente llevo más de una semana reclamando ciertos derechos. ¿El resultado? Como el tuyo, a medias he conseguido algo y de nuevo he recibido adjetivos "descalificativos" y todo ¿sabes por qué? pues simple, lisa y llanamente porque no me da la realísima gana que me tomen el pelo.
Seguramente y a pesar de ciertos "atracos" y ese sabor agridulce en las respuestas -sí, vale, tiene UD. razón, pero...- seguiremos reclamando, quien sabe, con paciencia y buena letra algún día quizá se enteren...o tomen de su propia medicina :P
Besazos

almena dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.
Me reconfortan
:)

Un abrazo!

Nikita Kieffer dijo...

Pues mira, en mi caso es lo mismo, solo que el abuso de poder, fué de un policía, que esta mañana, ha hecho una multa por supuesto de conducir hablando por el movil a mi Padre sin llevar él movil en el coche. Ni él ni la novia. Se iban a dar un chapuzon al mar y volvían, recorrido de 5 minutos. Sin dinero ni nada. Y Chaz... dos policías en moto, con muy mala honda, y sin motivo, hicieron la multa sin razón. El policía le decía al ver que mi padre le pedía un registro del vehículo porque en efecto no encontrarían ningún movil. Y el policía sin hacer caso le decía que acuda al juez. Cosa que hará. Porque para atropello de derechos, no está, ni él ni ninguno de nosotros. Y pensar que yo justo un día antes, defendía a la policía, por el trabajo que tienen que hacer. Aunque a veces pueden ser un poco agresivos, es una actitud que tienen que tener para que la gente los respete. Pero de ahí a pasarse de la raya. Nunca lo había oido hasta hoy. Sin motivo, ni nada. Ya va a ver...