13 diciembre 2006

"El marrón"

Casi al borde del desespero, me cuenta una amiga que está agobiada de trabajo. Y es que su Jefa le ha soltado "un marrón".
Quizá se trata de un término poco conocido fuera de España, pero para nosotros es muy popular. Demasiado, porque además, suele caernos justo el día que pensábamos salir "un poco antes" de la Oficina.

Marrón: m. fig. "Dícese de aquella tarea, cometido, encargo o situación que resulta desagradable, tediosa o incluso ingrata para el que la ha de desempeñar o soportar. Aplícase también este término a aquella ocupación que, aún no siendo ella misma molesta, si lo son sus condicionantes y situación, tales como tiempo para realizarse o tipo de persona que la solicita"

En resumen: Un marrón (brown) es todo aquel trabajo que nadie desea realizar.

Resulta que existe todo un tratado sobre "el marrón", lo que hace suponer que está más extendido de lo que mi amiga piensa.
El que he encontrado, lo explica en profundidad. Dice en su introducción:

Dependiendo de la situación desde la que se observe, el marrón puede tomar distintas connotaciones:

Desde el punto de vista del jefe:


Es aquella tarea de suma importancia para el desarrollo estratégico de la empresa que ha de ser realizada con el máximo esmero y en el menor plazo posible.

Desde el punto de vista del empleado:
Es el hartarse a currar, normalmente como consecuencia de la última idea genial del jefe, con un trabajo que no suele servir para nada, pero que debería estar listo ayer.

1.1. Agravantes que pueden darse en un marrón

* Urgencia
* Nocturnidad
* Alevosía
* Recochineo
* Inutilidad

1.2. Cómo reconocer un marrón

En general, los marrones se reconocen inmediatamente, pero por si el lector es aún novato en estas lides y tiene dificultades en reconocerlos, se dan a continuación algunas pistas:

* Introducción: Por regla general, la introducción del marrón suele llevarse a cabo por medio de frases del estilo de: "Oye, tú no tienes nada urgente que hacer, ¿verdad?" o "Mira, ha surgido una cosa que hay que resolver esta misma tarde"

* Síntomas: Una vez que el marrón ha caído encima, se le puede reconocer por los siguientes síntomas:

- Nerviosismo y desasosiego
- Ojeras, dificultad para conciliar el sueño
- Mala leche, en función del tipo y plazos del marrón
- Incremento desusado en el número de visitas que tu jefe hace a tu puesto para ver "qué tal"
- Aumento alarmante en el consumo de café
- Salida de la oficina a horas intempestivas con la inquietante sensación de que uno va a casa de visita.

* La prueba del nueve: Si, pese a las indicaciones anteriores, el lector aun no tiene claro sí lo que le ha caído encima es un marrón, puede llevar a cabo la llamada prueba del nueve del marrón: solicítese ayuda a un compañero referente al marrón objeto de sospechas. Si el compañero responde con alguna de las siguientes evasivas: "Es que yo no sé nada de eso", "Es que estoy muy ocupado" (cuando ostensiblemente se ve que no está haciendo nada) o "Mira, a mí no me líes"; puede estarse plenamente seguro de que uno se está enfrentando a un auténtico y genuino marrón.

"Enmarronados" del mundo, en esta página el tratado completo sobre cómo reconocerlos y evitarlos.

(Dedicado a Maria Dolores, inmersa ella en todo un "marrón" que la tiene al borde de un ataque de nervios)

48 comentarios:

La hormiguita dijo...

Totalmente reconocible. Y la prueba del nueve es infalible.
:)
Un beso, querida Almena.

Kuan dijo...

Por desgracia sé reconocer los marrones a distancia... Me caen muchísimos en el trabajo que desempeño..:-(. A veces llegan a través de una frase inequívoca: ¿Me harías un favor? Y tú que eres una persona educada vas y contestas ¿Cómo no? con un rictus de pánico en el semblante, pero quién le dice al jefe: "Depende de lo que me pidas" jajajaaa. Y te dices a tí misma, mientras tu trabajo de otros colores se acumula en la mesa que en la próxima reencarnación no serás funcionaria y otras estupideces por el estilo. Cuando lo terminas, el jefe te lo agradece muchísimo y te dice que está desbordado de trabajo, etc... etc... Y tu mesa con papeles que llegan hasta los fluorescentes, pero claro... Pa eso estamos...

En fin, mi más encarecida solidaridad con Mª Dolores

Besitos :-)

MORGANA dijo...

Cuántos marrones me han caido?
Hasta que llego el nuevo, me caian todos, ahora ya los comparto.
Besitos.

Trini dijo...

Es que los marrones son tan...marrones, que nos caen hasta a los que como yo no tenemos jefe: las amas de casa.
Claro que eso de no tener jefe es una utopía, porque todos en tus contornos, luchan por gobernarte...

Curioso post Almenita.

Besitos

martinezconacento dijo...

Yo tenía un compañero que andaba arriba y abajo siempre con un papel en la mano. Todos sabíamos que era el mismo papel y que el tío no hacía nada. Como nos hacía gracia, (y él tampoco nos servía para nada, esa es la verdad), lo único que le decíamos de vez en cuando era que cogiera otro papel que ése ya estaba amarillo. Pero ni inmutarse. A lo suyo. Y te digo esto porque era el único en que jamás reparaba el jefe, y por cuyo motivo nunca se comió un marrón.¿Era tonto él o el jefe? El jefe, claro.
Pero son tácticas que sólo funcionan en según qué sitios.

unjubilado dijo...

Marrón la mañana es marrón
el sol si le llamo se irá
se detendrá sobre mi el marrón
y así hasta que le diga;
¡Pero narices jefe! ¿no sabes que se me ha puesto de parto la suegra, anda dáselo a otro que me tengo que ir?
Besitos azulados

Eloísa dijo...

Y yo que prefiero los marrón glaçé, mucho más digeribles que los otros.
Hoy ya me quité un marrón de encima y descansada toda oiga ;-) :)
Besotes

obdulia tontalculo dijo...

Servidora distingue los marrones cuando se acercan con un "...convendría, cuando tengas un momentito...": no me fallan. Lo peor es que a pesar de los años no aprendo a dar un no por respuesta. Que me los como todos, vamos!.

Javier dijo...

Me has hecho reir un montón. Vaya que no ha sido precisamente un marronazo leerte.

Besos

white dijo...

y a mi en un ataque de risa en el curro, así que si no me ando con ojo me va a caer un marrón.
Muy diver, un besito

Anónimo dijo...

AY! que se yo, hasta parece menos marrón con tú dedicatoria y apoyo moral.... Gracias

Leodegundia dijo...

Un aplauso para tí, :-)) la explicación es completísima incluso con la visión de los distintos ángulos, jefe-empleado, eres genial.
Un abrazo

Mar dijo...

Qué bueno.. ;;)) A mí me ha caído alguno también, sisis me he reconocido en alguna frase;)
Pero me hiciste reir un montón niña!
Un abrazote

nina dijo...

Has esculpido con palabras un color que tiene la virtud de no ser de los más bonitos. una obra de arte. Besitos Nina

bajamar dijo...

Yo creo que estoy metida ahora en un marrón...y no logro dar con un programa para pasar una presentacion de power point a un cd para de ahí poder llevarlo a reproductor de dvd, para agregarle musica y efectos...(.,.)

Me pasaron este marrón..
estoy enmarranada y el que me desenmarranare un buen desenmarronador será :)

bss Almena

gonzalo dijo...

marrón, una sombra de lo que para muchos es un privilegio, el trabajo.

que mal, no?

marian dijo...

Ja,ja,ja... mejor no mentar la ley de Murphy.¿Hace un marrón glasse?
Un besín

julio dijo...

La prueba del nueve es muy buena. Si se cumple, seguro que es un marrón.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Soy vuestro Jefe. ¡Os vais a enterar!

Así que escribiendo en horas de trabajo y encima acusándome de "marronearos".

Mañana, jornada doble.

Hala.


¡A trabajar! ¿Acaso tengo que levantar yo sólo este país?

Anónimo dijo...

Vaya marron me puede caer por leerte en horario de oficina, ssssssss que no se enter nadie.
:)

Un abrazo

Tanhäuser dijo...

Buenísimo!!. ¡Cuántos "marrones" nos caen a diario!

Un saludo

Anónimo dijo...

Buenísimo!!. ¡Cuántos "marrones" nos caen a diario!

Un saludo

Sirenita dijo...

Yo me como muchos, ya estoy acostumbrada y han llegado a formar parte de mi dieta diaria.

alida dijo...

Uffsss cuantos marrones no han caído y uno ingenuo
Besos

Anónimo dijo...

Algunos son tan inútiles "inventar la rueda dos veces". No tenía idea que había un término para eso tan conocido. Sólo lo llamamos "cachos"

Isabel Romana dijo...

Me ha encantado tu estudio sobre el "marrón", me ha hecho reir. Y es que claro, me veo en esas tantas veces... Besos sonrientes.

Ula dijo...

Yo creo que para enmarronar hay que servir. Yo puedo hacerlo, pero cuando lo intento se me ocurre que debíamos hacerlo entre todos, y me enmarrono yo también. No puedo cargarlo sobre un solo sujeto.
Creo que no es solo en el trabajo, también en la vida hay quien adora enmarronar a alguien y hay gente que no puede decir que No.

Ogigia dijo...

Menudo marrón tengo yo también, cono eso de ser secretaria de la comunidad de vecinos, cada día una copla....besos
ah te pongo un correo preguntándotr algo

zaidi dijo...

Ay! pobrecita, dale un besito de mi parte..

Merche dijo...

Esta entrada es providencial, querida Almena. Estoy sumergida en un marrón laboral de campeonato, en el que se suman todos los agravantes que nombras, pero en el que el más sobresaliente es el de recochineo. Que es lo que verdaderamente jo**.

Muy buen post. Parece una guía de supervivencia. Besos!

María Dubón dijo...

Queda por mencionar el “marronazo”, que es un marrón superlativo, con todos sus agravantes aumentados a la enésima potencia.

Una curiosidad, se llama marrón porque es del color de la mierda, que diría el siempre inspirado Álvaro de la Iglesia.

Besos, Almena

Anónimo dijo...

Saludos desde el Caribe, Zenia en:

http://imaginados.blogia.com


Curioso. Jamàs lo había escuchado, aquì le decimos "tiñosa" (ave de rapiña).

Millaray dijo...

Gracias por la información...niña ojo con tu jefe!!!! que va de anónimo por allí;)
Besitos.

Anónimo dijo...

Se lo voy a pasar a mi jefe, a ver que le parece...

serbal dijo...

Real como la vida misma.Estupendo texto.
Besos

Glauca dijo...

Ahí sumida en un inmenso marrón me hallo yo desde un tiempo acá, a la espera que los colores de la navidad sean capaces de opacarle, jejeje.

Maravillosas y muy curiosas tus informaciones almena, gracias.

El marrón me persigue...no pude escuchar su sonido brbrbr, jeje

Un besazo y buen domingo

David dijo...

Yo procuro huír de los marrones como si del diablo se tratara.

Lunarroja dijo...

Aún me estoy riendo con el tratado y todo lo que nos cuentas a propósito de los famosos marrones...

Espero no tener que "comerme" muchos esta semana. Me acordaré de tu post en cuanto me caiga el primero...

Olvido dijo...

Amiga gracias por tan buena explicacion del " marron", lo tendre en cuenta ahora que pienso irme a vivir a tu pais.... ejjeje
besos
Olvido

P.d: Tu amiga pobre , otra mujer al borde de un ataque de nervios... jejeje

lamima dijo...

Pa marrón, y marrón oscuro además, el que me ha caído a mí con la compra de regalos de tooooodo quisqui para esta Navidad.Y sin ideas previas: ala, tu lo piensas y tu lo compras que ya te lo pago yo luego.
De los del trabajo mejor no hablo.

Hannah dijo...

Haré votos para que el Dios de los ateos te regale una piel impermeable a todos los marrones, que te vuelva imperturbable a ellos y que te haga fuerte y animosa para rechazarlos sin que ninguno te llegue al corazón.
Un abrazo entrañable
Hannah

Anónimo dijo...

Jajajaja, buenisimo, yo tengo alguno de estos. Añadiría un detalle: los marrones no suelen tener solución, son cosas imposibles de resolver que se asignan al "cabeza de turco" (vease el tratado sobre las cabezas de los turcos).


Un besazo

Anónimo dijo...

Aaaah! con que eso era..

Anónimo dijo...

Tienes un asiento reservado para un tren muy especial, MI TREN DE NAVIDAD....

Espero que te animes a subir, te estaré esperando en "mi estación".

Besitos de mazapán.

bohemiamar dijo...

Te deseo felices fiestas y prosperidad en todos los sentidos.

Un fuerte abrazo.

bohemiamar.

mixtu dijo...

cuidado con los marróns...

yayayya

feliz navidad/natal

beijos

Mujeres en la sombra dijo...

Oh no, si ahora tenemos que ir en busca de la historia del cabeza de turco, tamos apañaosss ;)

En otra ocasión, jiji!!
Besitos.

Toy folloso dijo...

Lamento contradecirte.
"Marrón" es una palabra que salió del ambiente del porro y que paulatinamente se ha popularizado.
Se trata de los restos de chocolate y tabaco caídos al liar.
"No me vayas a dejar el marrón en el sofá" es una frase cuasi prehistórica.