13 febrero 2009

Hormigas


A menudo
se me antoja que tú y yo
somos de alguien hormigas ignorantes
expuestas al azar indiferente
de su mortal pisada.

Y que son estas calles que transito
enormes vericuetos,
cauces de asfalto
para una enorme procesión de hormigas
afanosas y ausentes
que ilusionan ser libres.

Pequeñez ignorante y orgullosa,
presa de su hormiguero.
.

27 comentarios:

AleMamá dijo...

Yo lo pienso también. Trato de verme desde una perspectiva fuera de mi para tratar de ponerme en el contexto adecuado.
Besos, Almena

Mónica dijo...

yo creo que comparto contigo ese sentimientos... muchas veces me siento hormiga.

Bsss. ¡tanto tiempo! ¿cómo estás?

Nos vemos.

aminuscula dijo...

Yo pienso que somos más pequeñitos todavía, que somos mitocondrias prepotentes, que la tierra es una célula y nosotros simples filamentos de su membrana, o puede que sus parásitos, porque las células también pueden tener parásitos. En todo caso, como bien dices, somos una pequeñez ignorante y orgullosa presa de nuestro minúsculo concepto del mundo.

Me encanta lo que nos has regalado hoy. Me encanta.

Un besazo

Leodegundia dijo...

Que razón tienes, se nos puede considerar como hormigas que van y vienen alocadas como si no lleváramos rumbo alguno. La pena es que los humanos no seamos tan trabajadores como ellas.
Buen fin de semana.

Chela dijo...

Almena, te felicito, es un poema precioso y además veraz, tan veraz como que nuestras vidas son una insignificancia en el transcurso de la Historia, y no digamos en el conjunto del Universo.

Por otro lado, hoy que es el Día de los enamorados y de la amistad, es bonito recordar y tener presente que significamos mucho, que somos algo grande, para quien nos ama y para quien cuenta con nuestra amistad.

Un fuerte abrazo, y gracias por tus visitas.

Desire dijo...

Es un buen tema para reflexionar y bajar unos cambios en nuestras vidas, nos creemos dueños del mundo y por eso en vez de cuidar de el, mos empecinamos en destruirlo, en ese sentido las hormigas son mejores que nosotros.

Viv. dijo...

Cierto, y qué divertido es ser hormiga descarriada y hacer mucha roncha por ahí, hehee...
Saludos!

maria jesus dijo...

Yo, a veces, me siento así. Un beso

Trini dijo...

Se creen libres, pero van encadenadas a las demás. Nos.

Quizás seamos hormigas para un ser invicible y superior, a veces eso parecemos en sus colosales manos.

Besos

Ogigia dijo...

me gusta mucho, amiga... buen día

Estrella Altair dijo...

La libertad hay que ganarsela cada día, cada mañana cuando te levantas... poco a poco, no vale de nada..... dejar que otros realizen por ti tus tareas.

Me gustó la reflexión, breve y concreta.

Un abrazo

laMima dijo...

Uf, que razón tienes..
¿Sabes lo que más me duele?, eso que dices: tenemos la ilusión de ser libres. Nos lo creemos.
Besos querida.

koffee dijo...

Cierto, que poquito somos... pero cuánto nos queremos!.
Un besote!.

Franziska dijo...

Eso de ser libres es algo que se indica en el pack de instrucciones de uso de la democracia. Pero, en la realidad, no existe.

¿Qué posibilidades tenemos de que alguna bota nos aplaste? En la ciudad, muchas más que en el campo.
Los habitantes de las ciudades somos más vulnerables porque dependemos de entramados sociales que pueden venirse fácilmente abajo: la crisis económica es un buen ejemplo.

De cualquier manera, la ley del hormiguero es muy cruel: nuestras leyes humanas no lo son menos,especialmente, con los más desfavorecidos.

Termino porque tú has condensado un tema profundo en pocas palabras...pero hay que ver todo lo que nos hace plantearnos y, por supuesto, no está cerrado.

Enrique Sabaté dijo...

Hormiguitas viandantes.

Umma1 dijo...

Pienso lo mismo.

Nos creemos tanto, y somos tan diminutos en perspectiva.

Una mirada... dijo...

...esas diminutas, laboriosas y testarudas hormigas -las reales, quiero decir-, capaces de dibujar, con sus cuerpos, prolongadas líneas desde su diminuto apartamento al azucarero del estante de arriba de la cocina, en el segundo piso...

Y sí, quizás, algunas veces, los seres humanos -tan pomposa y absurdamente considerados "superiores"- no seamos sino hormigas de calzada y acera, aparentemente de vuelta de todo, pero con la misma fragilidad inconsciente de las auténticas.

Un saludo (con sabor a té verde ligeramente dulcificado con azúcar negrilla de la que -todavía- las hormigas -reales- no han catado).

Lunaria dijo...

Me imagino que muchos nos hemos sentido así alguna vez, bien por nosotros mismos o porque alguien intentó que así fuera. Menos mal que no dura mucho tiempo ese sentimiento.
Un saludo.

amigoplantas dijo...

Pues lo que es a mi menda, mi elección personal de aplicar la metodología necesaria para sentirme feliz, no me la impide nadie

julio dijo...

Y sobretodo, es para sentirse así, si no somos capaces de levantar nuestra cabeza y ver un poquito más allá de nuestras cortas miras.

Un abrazo

Isa SB dijo...

Hormigas ambulantes, títeres del tiempo y sus circunstancias.
Un beso.

Alyxandria Faderland dijo...

Odio a las hormigas, enemigas de mis arboles, si llego a ver una cerca de ellos...

Camila Mardones.- dijo...

Lindísimo texto!

Isabel Romana dijo...

Muy acertado tu poema. Somos hormigas, desde luego, al servicio de quienes nos emplean. Y después de pensar eso me pregunto qué sentirán esos insectos que llamamos hormigas. Besitos, guapa.

yole dijo...

Me gusta que seas hormiguita escribidora...que sí.

Besos de hormiguito.

ángel dijo...

Un hormiguero de imágenes alrededor del hoyo y sus laberintos poéticos donde el invierno se avitualla el buen recaudo.

Un gusto leerte, Almena.


Saludos...

simplementeyo dijo...

Que ilusos somos a veces.. Me ha gustado. Besos