25 febrero 2009

Larra-Zorrilla

El día 13 de aquel febrero de 1837, Mariano-José de Larra decidió que no merecía la pena seguir viviendo y apuntó directamente a su sien.

En su sepelio, un joven e incipiente poeta llamado José Zorrilla leyó una sentida elegía que había dedicado al infortunado Larra.


(...) Ésta será una ofrenda de cariño
más grata, sí, que la oración de un hombre,
pura como la lágrima de un niño,
¡memoria del poeta que perdí! (...)


¿"Sentida" dije? ¿o quizá un acto interesado? ¿imaginaba el entonces joven poeta vallisoletano que ese gesto actuaría para él a modo de trampolin?



Joaquín Massard, compadeciéndose del hambriento Zorrilla, que entonces compartía una escuálida buhardilla con la familia de un cestero, le invitó a hacer unos versos en recuerdo del llorado costumbrista, los cuales -le decía- podían insertarse en la prensa periódica; y aun al mismo Massard no se le ocurrió hasta última hora, después que habían callado los demás oradores y poetas que participaron en las exequias de Larra, la posibilidad de que también se leyesen allí los versos de su desgraciado amigo.
Sobre todo teniendo en cuenta esta casi fallida oportunidad, considérese la habilidad con que Zorrilla sabe sin embargo aprovecharse de ella para salir de la nada y aparecer como misterioso profeta ante la sorpresa de todos, como si sólo él pudiese hablar por todos los dolientes, envuelto como estaba en ropa prestada desde los pies hasta la cabeza -ni siquiera su gran corbata era suya- y «llevando -según nos dice- únicamente propios conmigo mis negros pensamientos, mis negras pesadumbres y mi negra y larguísima cabellera» (
Recuerdos del tiempo viejo, en Obras, II, p. 1.745). (CervantesVirtual)


Sea como fuere, no podemos sino congratularnos si ello sirvió para permitirnos hoy conocer a Doña Inés y a Don Juan. Si nos permitió disfrutar de la obra de nuestro gran dramaturgo.

-----------------

Actualización: Quizá la calle Fernandez de los Ríos de Madrid, donde está ubicada la placa de la imagen, haya quedado impregnada del genio de ambos literatos. Porque... allí nació Kike Sabaté cuyo verso destila un ingenio nada común.
Como éstos en los que él plasma su forma de ver este asunto:

El hambre agudizábale el ingenio.
¿Le importara al suicida literato
y se abriera un rincón aquel novato
achicando el elogio de otros genios?

El Fígaro se fue por el proscenio
en delirio de amor o en arrebato.
Paupérrimo el novel no fuera ingrato:
rompió su ayuno de más de un quinquenio.

Fue al cabo el epinicio catapulta
del joven insolvente e inspirado.
La cruel necesidad, a nadie oculta,
que sólo escapa quien es arriesgado.
¿Cometió la falta? Ya pagó la multa
El Parnaso lo dió por indultado.

Gracias, Kike, por tu genio, por tu ingenio, por tus aportaciones generosas y siempre espléndidas.
.

31 comentarios:

Alyxandria Faderland dijo...

Por aca diriamos en un caso asi, tan dual 'miti-miti', o sea mitad y mitad. Sentimiento mezclado con algo de interes en hacerse conocer y a su obra....
Peor hubiera sido que ademas de su entrega, a pesar de todo, algo dio; no se le hubiera reconocido merito.

laMima dijo...

¡Anda jaleo!, me has dejado de piedra.
Claro, entonces no debía ser demasiado fácil darse a conocer ¿no?..
Curioso.

AleMamá dijo...

Ya te digo: sigue paseando y mostrándonos tu ciudad y tu país. Es lo mejor.
Besotes

Franziska dijo...

Es muy curiosa la placa. Creo que es la primera vez que se coloca una placa para conmemorar el lugar y el motivo por el que un poeta se da a conocer. Debió ser una sensación o un descubrimiento extraordinario porque el protagonista era el muerto y, por lo que se ve, terminó siéndolo Zorrilla.

Isabel Romana dijo...

Ya que se trataba de un acto bien triste, cabe alegrarse de que se convirtiera en oportunidad para otro gran poeta. ¿Dónde tuvo lugar el funeral y la lectura del poema? Un beso muy fuerte, querida amiga.

Fernando dijo...

eres la dueña de las calles..besos.

aminuscula dijo...

Cuando algo tiene que pasar, pasa. Cuando uno tiene que llegar a donde está su sueño, pasa; lo demás, las circunstancias que rodean el hecho son imprevisibles y muchas veces poco corrientes.

Un beso

Una mirada... dijo...

...me quedo con Mariano-José. Insuperables sus artículos costumbristas y esa apostura de ingenuo atormentado que, aún viviendo poco, biológicamente hablando, parece llevar en cada revuelta de su pelo la experiencia de muchos años de trasiego por el mundo.

almena dijo...

Isabel Romana, si lo fue en el lugar donde está situada la placa, entonces sería a la altura del número 19 de la calle Fernandez de los Ríos, en el barrio de Arguelles en Madrid.

Un abrazo a todos

Webmaster dijo...

Larra se suicidó frente al espejo... para poder contemplar la mueca en el momento del disparo.

O al menos, eso se dice...

Leodegundia dijo...

Supongo que al igual que ahora los poetas noveles tenían dificultades para dar a conocer su obra y comprendo que Zorrila lo hubiera hecho de esa manera, después de todo, y como tú dices, nos dejó cosas interesantes.
Buen fin de semana.

Enrique Sabaté dijo...

Te diré que yo nací en esa calle.

El hambre agudizábale el ingenio.
¿Le importara al suicida literato
y se abriera un rincón aquel novato
achicando el elogio de otros genios?

El Fígaro se fue por el proscenio
en delirio de amor o en arrebato.
Paupérrimo el novel no fuera ingrato:
rompió su ayuno de más de un quinquenio.

Fue al cabo el epinicio catapulta
del joven insolvente e inspirado.
La cruel necesidad, a nadie oculta,
que sólo escapa quien es arriesgado.
¿Cometió la falta? Ya pagó la multa
El Parnaso lo dió por indultado.

Trini dijo...

Yo creo que cada paso en la vida va encadenado a otros pasos. Así que pienso que todo está relacionado y que no se actuó con premeditación sino que fue el azar o el hilo que, a puntadas invisibles, relaciona las cosas, los casos y los actos...

Besos

Ogigia dijo...

Es especialmente interesante ( noquiere decir que las demás no lo sean) tu entrada. Gracias, amiga

alma dijo...

Vaya inspiración la de quien hizo la placa...curioso

Tanhäuser dijo...

Pero qué arrebatadoras son todas tus entradas, mi queridísma Almena.
Me encanta visitar este lugar.
Abrazos

Susy dijo...

Antes como ahora, buscando notoriedad aquellos que tanto trabajo llevaron a cabo para que luego nosotros supiéramos.

Por cierto ¿has ido al Museo Romántico y has visto la pistola con la que se pegó el tiro, Larra?.

Un beso.

JESUS dijo...

Gracias por visitar mi blog.
Voy a dedicarle tiempo a leer toda esta magnífica literatura que atesoras.
Un abrazo.
Jesús

Darkhorse1974 dijo...

Un placer conocer estas historias de las calles de tu mano.

Un abrazo

maria jesus dijo...

Me encantan tus entradas, que manera tan amena de contar la historia de la ciudad y que curioso lo que cuentas. Habré pasado por debajo de esa placa cientos de veces y jamas me había fijado.

Estrella Altair dijo...

Que bonita historia .. no la conocía que dos grandes poetas...que curioso...

Un beso

koffee dijo...

Es decir: no hay mal que por bien no venga!.
Y me pregunto, descalabrada que es una, a que sepelio deberíamos asistir para que Kike tuviera la misma resonancia que un Amancio Prada, por poner un ejemplo?... o un Joaquín Díaz.
(Es la anestesia,... vengo del dentista)

Enrique Sabaté dijo...

¿Se me pegaría algo a mÍ? poco la verdad que de allí mis padres me llevaron cuando tenía dos años aun barrio del extrarradio, de aquellos que hizo el régimen para los pobres. De allí se me ha dabido contagiar más la pasión literaria.

Te agradezco enormemente que aprecies tanto mis versos, yo los escribo sólo por que no tengo mejor manera de decir lo que pienso. De todos modos si no fuera por tu descripción yo no hubiera escrito estos versos, así que te estoy doblemente agradecido.

Un fuerte abrazo.

Filoabpuerto dijo...

Almena:
Paso a saludarte desde el blog de Kike Sabaté

Me gustan tus "nimias" cosas
Un abrazo

Merce

Chela dijo...

Me ha gustado mucho este post y además me ha venido muy bien pues esta semana y las que siguen, en el club de lectura al que acudo todas las tardes de los lunes, estamos leyendo obras de los poetas del romanticismo...

El poema de Sabaté nos ofrece una curiosa reflexión sobre la intervención de Zorrilla en las exequias de Larra, para concluir afirmando su reconocimiento en la historia de la poesia.

Un abrazo.

amigoplantas dijo...

Ya sabes, chivándose en un examen

El ayudador: Zorrilla, zorrilla, zorrilla

La ayudada volviéndose hacie él: Y tu mariconcete

Isa SB dijo...

Gracias, siempre es un placer seguir vistando los rincones (a veces olvidados) de esta gran ciudad de la mano de tus sabias letras.
Un beso.

simplementeyo dijo...

Curioso, sin duda.. Pr a lo mejor lo sentia de verdad, es q yo soy muy ingenua.. jajaj besoss

Viv. dijo...

Apostó fuerte por si mismo y eso es meritorio; quizá su interés personal inspiró los versos, pero, no causó perjuicios, salvo a su conciencia.

Abrazos y buen comienzo de semana!

HOMERO dijo...

Me parece que no está reñido el dolor que siente por la pérdida del amigo poeta y la necesidad de salir al mundo de las letras. Un abrazo. H.

Chesana dijo...

En ocasiones la inteligencia se demuestra con la genialidad de saber aprovechar las ocasiones, y está claro que en este caso hubo quien sacó provecho de algo triste como la muerte.

Te he descubierto y te sigo leyendo.